Viajar con niños en avión puede ser un reto, especialmente si son pequeños. Sean viajes cortos o largos, puede darse que los niños estén intranquilos, nerviosos o que se sientan mal. En cualquier caso, lo mejor es estar preparados para viajar y deleitarse con las vacaciones en familia.

Así, a continuación, te damos 15 consejos para viajar con niños en avión en tus próximas vacaciones. Seguir estas recomendaciones te permitirá disfrutar de tu familia y del trayecto a los distintos destinos.

Deja que los niños ayuden con la planificación

Incluirlos en la planificación de las vacaciones hará que despierte su curiosidad por el viaje en familia. Háblales acerca de lo que harán al llegar, dónde se alojarán, las actividades que haréis en familia y un poco sobre el sitio. Esto les hará entender que el trayecto también forma parte de las vacaciones en familia.

También puedes dar a los niños alguna responsabilidad en la preparación, como elegir los juguetes que llevarán o que ayuden a organizar el equipaje.

Organiza vuelos por escalas

Los niños necesitan tiempo para correr y saltar; viajar muchas horas seguidas ocasiona que se cansen y, posiblemente, tengan algún berrinche, especialmente si son pequeños. Hacer una escala en los viajes los mantendrá relajados y, además, podrán visitar los destinos intermedios.

Organiza vuelos en horas nocturnas o de siestas

Si por el contrario no hay posibilidad de hacer escalas y, por ende, solo tienes opción de viajar durante muchas horas seguidas, trata de hacer los viajes durante la noche o en periodos que coincidan con los lapsos en los que los niños suelen echar la siesta.

Esto resulta muy útil especialmente si es su primera vez en un avión. De esta forma, disfrutarán de la novedad las primeras horas y luego podrán dormir una buena parte del viaje. Cuando despierten, los niños estarán tranquilos y no habrá sido necesario entretenerlos durante largos periodos.

Lleva a los niños al baño antes de empezar a viajar

Aunque no siempre sea sencillo, llevar a los niños al baño en el aeropuerto te ahorrará las complicaciones de hacerlo en el avión, que siempre será más incómodo. Además, si están nerviosos o se sienten mal, no será un inconveniente si van al baño en el aeropuerto.

Asegúrate de que los niños estén cómodos

Trata de vestirlos con ropa cómoda; por ejemplo, atuendos deportivos que los mantengan calientes siempre será mejor opción que los vaqueros, ropa de cuero o camisas ajustadas. La incomodidad con su vestuario, e incluso el frío que puedan sentir en el avión, se va a notar en su actitud. No olvides llevar a los viajes un cojín.

Muéstrales lo asombroso que es volar

¿Recuerdas lo maravilloso que te resultó volar por primera vez? Para los niños lo es ahora. Podéis disfrutar de las nubes en familia, de las ciudades pasando a kilómetros por debajo… Y, si ellos quieren y la aerolínea lo permite, pide al personal si les pueden enseñar la cabina del capitán. Tal vez esta sea una experiencia tan significativa que decidan ser pilotos de mayores.

«Que viene el Coco»

Muchos padres alguna vez utilizaron frases como “pórtate bien o si no vendrá el ‘Coco’, «te llevará la policía»… Sin llegar a asustarlos con algo así, puedes decirles que, por ejemplo, hay policías en el avión que vigilan que todos los niños se porten bien. Verás que sí funciona.

Haz juegos de rol

Para empezar a entretenerlos, podéis jugar en familia a simular situaciones y personajes dentro del avión. A los niños se les dan bien estos juegos por su gran creatividad, así que los mantendrás distraídos un buen rato.

Ten un pequeño botiquín en caso de que se sientan mal

Puede suceder que por los nervios, la altura o el cambio de presión sientan algún malestar. Por esto, puedes tener algún medicamento para hacerlos sentir mejor. Antes de viajar, consulta con su pediatra qué puedes darles en caso de mareos, náuseas, etc.

Juega con ellos

Todas las familias tienen algunos juegos favoritos para realizar durante los viajes: veo veo, contar cosas, adivinanzas o decir palabras con las letras del alfabeto. En el avión puedes hacerlos, e incluso contar con los niños cuántos pasajeros hay.

Ten sus juguetes favoritos

Los niños siempre tienen algún juguete o peluche con el que duermen, o que los hace sentir seguros. Llevarlos en el equipaje de mano y dárselos durante el vuelo les dará seguridad.

Ten snacks

Por supuesto, el hambre es un factor que hay que tener en cuenta cuando se viaja con los niños. Muchas veces la comida del avión puede tardar algunas horas en repartirse, así que llevar algunos snacks o frutas como tentempiés evitará problemas.

Ten cosas para hacer actividades

Si a tus hijos les gusta dibujar o hacer figuras, puedes llevarles cuadernos, colores y plastilinas para que dejen volar su imaginación, o dibujen lo que ven a su alrededor. Ten siempre cuidado de que no vayan a rayar ni ensuciar los asientos.

Deja que se entretengan

Sabemos que los niños pueden entretenerse largas horas con tabletas o móviles. Así que, solo mientras dura el vuelo, no te preocupes por dejarlos conectarse por mucho tiempo; esto puede aliviar tensiones y ser un respiro para ti.

Al llegar a casa ya podrás volver a colocar límites con los aparatos electrónicos.

Evita molestar a los demás

No importa qué actividad elijas para realizar en familia durante el vuelo, y así hacérselo más llevadero a los niños, ten en cuenta a quienes están alrededor para que todos puedan tener un viaje tranquilo y placentero.

Viajar con niños en avión puede ser una grata experiencia para todos. Lo más importante es estar preparados con antelación. Sigue nuestros consejos y estas vacaciones te asegurarás una excelente experiencia para los niños y para ti también.