Una de las dudas de los padres primerizos que acaban de tener un bebé es si los recién nacidos pueden viajar en avión. A veces, ya sea porque el parto se adelanta durante unas vacaciones, por un compromiso laboral de alguno de los padres o por una situación de urgencia, es necesario que el bebé vuele en avión.

Pero… ¿puede llegar a ser perjudicial para el desarrollo del recién nacido? ¿Puede el cambio repentino de presión atmosférica dañar el oído interno de los bebés? ¿Hay una edad mínima para que los recién nacidos puedan subir a bordo del avión? Si quieres averiguar esto y mucho más, ¡sigue leyendo!  

¿Puede un bebé volar en avión?

Por lo general, no se recomienda que los bebés recién nacidos viajen en avión si no es estrictamente necesario. Es conveniente esperar a que la madre y el nuevo miembro de la familia pasen un período de recuperación y descanso tras el parto. Aunque, en términos generales es solo una recomendación, la mayoría de compañías de vuelo no exigen una edad mínima para viajar.

Los pediatras afirman que los bebés de entre 4 y 6 semanas pueden afrontar viajes en avión sin problemas, siempre y cuando se trate de bebés sanos que han recibido el visto bueno de su médico. 

Los bebés prematuros, así como aquellos con problemas respiratorios u otros problemas de salud es preferible que pasen un periodo de descanso y recuperación más prolongado. Adicionalmente, los médicos suelen recomendar que las madres que han tenido un parto complicado o que han dado a luz por cesárea pasen un periodo extenso de descanso. 

Un aspecto importante a considerar, son los riesgos que existen al momento de viajar en avión con un recién nacido. Por ejemplo, en avión es más fácil contagiarse con alguna enfermedad infecciosa.

Por ese motivo, antes de planificar algún viaje por trabajo o vacaciones, los padres deben consultar siempre con el pediatra. De esa manera, si viajaran a alguna región en la que existan brotes de sarampión o de alguna otra enfermedad, el médico podría considerar administrarle una dosis extra de la vacuna para protegerlo.

¿Cuándo puede un bebé volar en avión?

Los pediatras recomiendan que el bebé tenga mínimo dos semanas de vida para viajar, pero si el viaje es muy largo, es decir, dura más de 10 horas, lo ideal es esperar hasta un mes después del nacimiento.

Como ya hemos visto, las aerolíneas no suelen tener una edad mínima para que los bebés se suban al avión. Pero es inteligente consultar las políticas sobre viajes y recién nacidos de la aerolínea con la que planeas viajar. Es posible que tengan algún requisito de edad mínima, que puede variar desde los 2 días hasta las 2 semanas. En algunos casos, las aerolíneas no permiten a los recién nacidos embarcar al avión sin una nota del médico pediatra que certifique que es seguro hacerlo. 

Asimismo, es posible que soliciten documentación que acredite la edad del bebé. Si la documentación oficial todavía no se ha emitido, se pueden utilizar formularios de vacunación o del hospital. Los viajes internacionales están prohibidos hasta que el bebé reciba un pasaporte oficial.  

En la mayoría de los casos, los niños menores de 2 años viajan gratis en avión. Pero esto no siempre se cumple. Solicita a tu aerolínea la tarifa de descuentos para menores de 2 años, ya que muchas compañías aéreas proporcionan esta opción, y pueden rebajar hasta un 50% el importe del billete. 

Por lo que, con el visto bueno del médico y en condiciones normales, los recién nacidos pueden subir al avión sin problemas. 

Consejos para volar en avión con un bebé

En caso que el pediatra apruebe el viaje, te daremos algunos consejos para que el viaje sea más cómodo para el bebé y para los padres.

  • En primer lugar, recuerda que los menores de 2 años no pagan billetes de avión, pero probablemente deberás sacarle una tarjeta de embarque.
  • Dependiendo de la aerolínea, el pequeño tendrá que viajar en tus piernas con un cinturón de seguridad
  • Ten siempre una bolsa de mano con todo lo que puedas necesitar durante el viaje (pañales, ropa de cambio, manta, chupete, biberón y toallitas son algunos de los artículos que no te pueden faltar).
  • La presión puede afectar el oído de tu bebé, así que puedes darle un chupete o el pecho para calmarlo y aliviar la sensación de malestar. 
  • Dentro de lo posible, respeta sus horarios de comida y sueño para evitar que se ponga irritable.
  • Mantenlo siempre hidratado con leche materna o con el biberón.
  • Por último, no te angusties por los demás pasajeros. Sabemos que escuchar los llantos de un bebé durante el viaje puede ser algo molesto para algunas personas. Pero debes saber que es algo normal. Ante esta situación, mantén la calma y busca la manera de aliviarlo o distraerlo. 

Bebé volando en avión en brazos de su padre

Volar con un bebé – Preguntas de interés

Al momento de volar con un bebé surgen dudas y algunas preguntas que queremos contestarte. Para tu tranquilidad y la de tu bebé, y para asegurarte de tener una experiencia de vuelo cómoda y positiva, en el siguiente apartado te aclararemos las dudas más comunes que pueden presentarse al momento de viajar con tu hijo/a.

¿Necesita un bebé pasaporte?

Todas las personas, incluidos los bebés, necesitan pasaporte para volar internacionalmente. En el caso de los niños, dependiendo de las políticas de la región donde vivas, deberás seguir un protocolo específico para solicitarlo.

El documento que piden como requisito obligatorio es la partida o certificado de nacimiento. Sobre la fotografía actualizada, en ciertas ocasiones piden a los padres que la lleven, pero dependiendo de la institución también suelen tomarla el mismo día de la cita.

¿Puede un recién nacido estar en las piernas de sus padres?

La Administración Federal de Aviación (FAA) establece que los niños menores de 2 años no deben pagar un billete de avión, y que pueden ir en las piernas de uno de sus padres. Al hacerlo existen algunos riesgos en cuanto a seguridad en caso de turbulencias, por lo que se recomienda:

  • Verificar con la aerolínea si puede utilizar un asiento vacío para mayor seguridad del niño/a. Lo ideal es escoger las horas de menos tráfico para que pueda tener un asiento vacío junto a los padres.
  • Si estás usando un cinturón de seguridad con el bebé en tus piernas, validar que no tenga problemas para respirar y que ningún objeto le cause incomodidad.

¿Es posible acostar al bebé?

Por supuesto, pero primero hay que validar con la aerolínea cuáles son las opciones que tienen disponibles. En ocasiones, de manera obligatoria, el bebé debe estar en los brazos de su madre o padre porque todavía no se sienta por sí mismo.

Sin embargo, si ya se sienta solo, los padres pueden solicitar a la compañía de vuelo uno de los asientos especiales para que pueda acostarse el pequeño/a. Recuerda, algunos tienen coste adicional.

¿Cuál es el mejor asiento para un bebé?

Existen varias opciones para la comodidad del bebé durante un vuelo, pero varían dependiendo de la aerolínea.

Antes de optar por una o por otra, te recomendamos que compruebes cuál es la que permiten en la aerolínea en la que has reservado el viaje.

  • Moisés o cuna de aerolíneas: son muy prácticas, cómodas y además son aptas para bebés con menos de 6 meses que pesen menos de 9 kilos. Normalmente son exclusivas para los asientos de mampara, que son aquellos que se encuentran detrás de la cocina, del baño o de otra cabina.
  • Asientos de cama: son tres asientos normales, uno al lado del otro, que los pasajeros pueden solicitar por un coste adicional. Son aptos para adultos o niños y garantizan un espacio cómodo para dormir, como si se tratase de un sofá cama.
  • Extensiones inflables para asientos: este tipo de producto, como su nombre lo indica, es para colocarlo en cada asiento y extenderlo. Ciertas aerolíneas los tienen disponibles, por lo que puedes solicitarlos para que el bebé pueda dormir acostado de una manera segura. Lo mejor de todo, es que tu hijo/a estará siempre cerca de ti, pero en su propio asiento.

Moisés y cunas de las aerolíneas para bebés

error: Alert: Content is protected !!