Muchas mujeres evitan viajar en avión durante el embarazo por temor a correr riesgos. Este es uno de los mitos más extendidos sobre volar estando embarazada, y es que la realidad es que si el embarazo no es de riesgo, tanto el feto como la madre no corren ningún peligro. 

Los médicos afirman que lo más recomendable es volar tras las 36 semanas de gestación, es decir, durante el segundo trimestre del embarazo, pues es en este momento cuando hay menor riesgo de sufrir un aborto o de un parto prematuro. Sin embargo, los viajes largos de más de seis horas deberían evitarse, más aún si estás en el primer trimestre de embarazo o si está próxima la fecha en la que sales de cuentas.  

No descartes la posibilidad de sufrir retrasos y cancelaciones en tu vuelo, y viaja preparada por si tienes que reclamar tu vuelo.

Hay situaciones en las que no tienes otra opción que viajar en avión. Por ello, es recomendable tomar algunas precauciones y tener en cuenta los consejos que te proponemos a continuación.

¿Es seguro viajar estando embarazada?

Volar embarazada va a depender de las condiciones en las que te encuentres. Los ginecólogos recomiendan evitar viajes muy largos a partir de las 36 semanas y si se trata de embarazos múltiples, a partir de la semana 32. 

Pero si piensas viajar estando embarazada, es recomendable que consultes a tu médico, pues es él quien podrá hacer la mejor evaluación en cuanto a esta decisión, ya que conoce al detalle la evolución y características de tu embarazo.

Si presentas complicaciones, seguramente tu médico te aconseje no volar en avión, ya que éstas podrían empeorar a causa del vuelo.

¿En qué casos una mujer embarazada no puede viajar en avión?

Los casos en los que se recomienda a las mujeres embarazadas no viajar en avión por representar un riesgo, son puntuales, pero han de tenerse en cuenta: 

  • Si la duración del trayecto supera las seis horas.
  • Si estás en el primer trimestre de embarazo o a menos de cuatro semanas del parto.
  • Si sufres de hipertensión.
  • Si padeces de diabetes y está mal controlada.
  • Si es un embarazo con complicaciones o de alto riesgo.
  • Si superas las 36 semanas de embarazo o se trata de un embarazo múltiple y estás de más de 32 semanas.

Consejos para viajar en avión estando embarazada

Si vas a viajar en avión es importante que tomes en consideración los consejos que te mostramos a continuación y que hagas los preparativos necesarios para que tu viaje sea cómodo y placentero. 

  1. Cuando vayas a hacer tu reserva tienes que informar de que estás embarazada y debes elegir un asiento que esté localizado en primera fila o en el pasillo. Esto te permitirá fácil acceso para entrar o salir de tu asiento sin dificultad. También es recomendable seleccionar un asiento cercano al baño. Si no se respetan o no se tienen en cuenta estas especificaciones, puedes reclamar
  2. Lleva a mano tu certificado médico para mostrarlo al facturar, si se solicita. El personal de tierra tomará las medidas oportunas y lo tendrá en consideración para facilitarte el viaje.
  3. Se recomienda vestir ropa ancha y respirable, que no obstaculice la circulación y tanto tú como tu bebé vayáis cómodos a lo largo de todo el trayecto.
  4. Si se trata de un viaje largo, es importante que te levantes al menos durante cinco minutos cada hora y que des algunos pasos para que se active tu circulación.
  5. Si tienes varices, lleva medias especiales para varices o compra unas medias de compresión.
  6. Consume líquidos frecuentemente para que no te afecte la sequedad ambiental. Esto también es beneficioso para el riego sanguíneo.
  7. Al colocar el cinturón de seguridad, ajústalo a tu medida para que no te apriete.
  8. Trata de mover los dedos de manos y pies apretándolos y relajándolos. Es decir, abre y ciérralos durante unos minutos. También extiende y estira tus tobillos. Todos estos ejercicios te ayudan a activar la circulación sanguínea.

Posibles riesgos y complicaciones

Los médicos y especialistas en la materia aseguran que viajar en avión no representa riesgo alguno para la vida de la madre o del feto, y afirman que tampoco acelera el parto. Ten en cuenta las precauciones citadas anteriormente y sigue los consejos mencionados para evitar que ocurran disgustos, aparezcan molestias o complicaciones. 

Si no sigues las pautas indicadas, el único riesgo que puede aparecer al volar en avión estando embarazada es el de sufrir trombosis. Al estar sentada durante lapsos prolongados de tiempo, puede ocurrir la formación de un coágulo de sangre en una vena de la pierna, lo que interrumpe el flujo normal de la sangre hacia el corazón. Esto produce dolor y requiere tratamiento inmediato. El riesgo trombótico es propio de los embarazos, y no se da únicamente en los viajes en avión, sino en cualquier circunstancia en la que se vaya a estar mucho tiempo sentada sin estirar las piernas.   

Asimismo, si el destino al que viajas se trata de un país donde se registran enfermedades infecciosas, pueden generarse peligros tanto para la madre como para el feto. Es necesario que estés atenta a este hecho para tomar las medidas preventivas oportunas, tales como vacunas o medicamentos específicos. Habla con tu ginecólogo, pues es quien mejor podrá orientarte y evaluar la situación.

Cuando subas al avión permanece tranquila en todo momento. No te alteres ante la aparición de turbulencias, los ruidos o las vibraciones propias de estos viajes, pues se ha comprobado que estos escenarios son inofensivos para el feto.

El único supuesto que no puedes prevenir es si aparecen complicaciones que requieren de asistencia médica inmediata, o de un médico familiarizado con tu caso y sus particularidades, y no poder ser atendida hasta aterrizar. Pero este supuesto es poco probable. Si se da, el personal del vuelo tomará las medidas pertinentes y si es el caso, se realizará un aterrizaje de emergencia.  

Ahora, tras conocer las complicaciones que pueden aparecer, puedes tomar una decisión informada sopesando los pros y contras, acerca de si es conveniente para tí viajar en avión o no.

Preguntas de interés

¿Debe una embarazada llevar medicamentos a mano?

Si vas a viajar, debes llevar los medicamentos prescritos por tu médico, siguiendo con normalidad las indicaciones de tu médico y continuando con tus hábitos de siempre. Es importante que lleves también algún tipo de analgésico junto a los otros medicamentos que tomas.

En caso de problemas, ¿se hace cargo la compañía?

Es importante que tomes en consideración que existen compañías aéreas que limitan el viaje para embarazadas cuando ya están en el séptimo mes de gestación, pues existe la posibilidad de que se presente el momento del parto en el avión. 

Sin embargo hay otras que solicitan un informe de tu médico donde se especifique la fecha probable de parto y si éste tiene algún riesgo.

Por tal motivo las compañías aéreas le recomiendan a las embarazadas no viajar si tienen más de 32 semanas. No obstante, si es necesario el viaje, es buena idea que consultes con la aerolínea. Es probable que la pasajera que está embarazada deba firmar un documento en el que se exonera a la compañía de cualquier tipo de responsabilidad si se llegara a presentar alguna situación particular en relación a su estado.

error: Alert: Content is protected !!